¿Por qué las cajas manuales están en extinción?
GM trabaja en un vehículo todoterreno para el Ejército de Estados Unidos
Off Road: ¿Nafta o Diesel?
Off Road: ¿Nafta o Diesel?
Conducción off-road: ¿Transmisión manual o automática?
previous arrow
previous arrow
next arrow
next arrow
PlayPause
Slider

Clínicas de conducción 4x4

Salidas de Pesca

Servicios para empresas

Nuestras Visitas

Si bien hay muchas 4x4 que los llevan, su instalación y el número que se puede tener no está para nada claro en las leyes actuales.

 

Más allá de que muchos lo hacen para “embellecer” su 4x4 o para darle más look off road, hay condiciones donde tener más poder lumínico se agradece. Es común durante una travesía, que nos agarre la noche, ya sea por las largas distancias a recorrer, el paisaje que nos demandó muchas fotos o algún inconveniente mecánico. Es indudable que transitar de noche, ya sea para la gente del campo en zonas rurales, en caminos de montaña, con sus bordes de piedras de un lado y generalmente cornisa del otro, en lugares de huellas abiertas o sin huellas como un salar, caminos rurales con altos pastizales de donde puede salir un animal en cualquier momento; todas son situaciones en los que los faroles auxiliares se hacen necesarios para conducir con mayor seguridad o incluso para no perderse.

 

En la actualidad, la tecnología LED implica poco consumo, gran cantidad de lumens, bajo peso y diferentes tamaños y formas a gusto. Sobre su uso y colocación se habla mucho, pero pocos leen la ley. Para esto tomaremos la Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449, en su artículo n° 31, inciso A, que los faros delanteros deben ser de luz blanca o amarilla en no más de dos pares, con alta y baja, ésta de proyección asimétrica. Y queda prohibido a cualquier vehículo colocar o usar otros faros o luces que no sean los taxativamente establecidos en esta ley, que se refiere en su título a SISTEMA DE ILUMINACION y su Decreto Reglamentario N° 32/18.

Para sorpresa, no figuran expresamente enumerados en sus incisos y sólo en un apartado final con este lacónico texto, con poca técnica legislativa y hasta dudosa redacción: 

 

“Queda prohibido a cualquier vehículo colocar o usar otros faros o luces que no sean los taxativamente establecidos en esta ley, salvo el agregado de hasta dos luces rompe niebla y, sólo en vías de tierra, el uso de faros busca huellas”.

 

 De su lectura se desprende que se autoriza el uso de busca huellas”, los que tomaremos entonces como faros auxiliares. La denominación es en plural, y si bien el texto limita a dos los rompe nieblas, no lo hace con ellos. 

 

Tampoco indica ubicación, altura, modo de encendido, dimensiones, potencia o alcance. Contrario a la leyenda urbana, en ningún lado se establece que deban ir cubiertos.

   Lo que queda claro es la ocasión de su uso: sólo se puede hacer en “vías de tierra”.

 Distinto es en el caso del Código de Transito de la Ciudad de Buenos Aires, que en su artículo 4 establece:

  "Luces adicionales. Está prohibido en todos los vehículos modificar el tipo y potencia de las luces originales de fábrica correspondientes a su modelo. 

 También está prohibido a cualquier vehículo colocar faros o luces adicionales que no sean los descriptos en el presente artículo, excepto el agregado de dos (2) faros rompeniebla y de hasta dos (2) faros elevados con luces de freno”.

 

Bien se agradecería en este caso la posibilidad de su colocación y la reglamentación de su uso, teniendo en cuenta que muchos habitantes de la ciudad deben salir de ella ya sea para trabajar en el campo o simplemente para viajar por nuestro país (cuando se termine esta cuarentena). Su uso responsable hace a la seguridad.

 El 90% de la información que llega al conductor se hace a través del campo visual y, en caso de encandilamiento, se tarda 30 segundos en recuperar la vista nuevamente, 30 segundos que pueden ser fatales.

 Fte: Weekend

Comments powered by CComment

Notas de Interes

Consejos Utiles